Seleccionar página

Cualquiera sea la etapa en la que se encuentre tu negocio, es importante que aprendas cómo armar una estructura de costos general. ¿Por qué? Porque la gestión financiera de un ecommerce es fundamental para optimizar el desarrollo de tu negocio y profesionalizar tu marca.

Para poder planificar tu estructura es importante diferenciar los tipos de costos que puedas tener. En general hay dos muy definidos: los costos fijos y los costos variables.

1) Costos fijos: son los que no dependen de las ventas de tu negocio (por ejemplo: alquiler de oficina, conexión a internet, mantenimiento de tu tienda online, sueldos, contadores, etc.).

2) Costos variables: son los que sí dependen de tu volumen de ventas (por ejemplo: costo de la mercadería, tarifa cobrada por los medios de pago, costo del envío, etc).

Costos Fijos:

Para entender tus costos fijos es clave preguntarte cuáles son todos los gastos que tendrías en un mes aún si no tuvieras ninguna venta.

Algunos ejemplos típicos son:

  • Alquiler de oficina, depósito y/o local (incluí siempre expensas, luz, gas, agua, limpieza y ABL).
  • Conexión a internet.
  • Teléfono fijo y/o móvil (si es que tienes uno exclusivo para tu negocio).
  • Sueldos (incluí todos los impuestos sobre los sueldos y no solo el valor “en mano”).
  • Contadores.
  • Abogados.
  • Mantenimiento de cuenta bancaria.
  • Mantenimiento de tienda online.
  • Publicidad en redes sociales.
  • Otros costos de operación (monotributo, por ejemplo).
  • Lo importante es que puedas planificar mensualmente estos gastos y entender qué inversión necesitás para mantener tu operación básica.

Costos Variables:

Para cada producto que vendas, tenés que conocer los costos asociados. Seguramente tengas muchos costos que sean independientes del producto y otros costos que dependan mucho de él. Por ejemplo, el costo de fabricación del producto seguramente sea muy distinto para una remera, un vestido o un cinturón, pero el costo de empaquetado tiene que ser similar para todos.

Algunos ejemplos de costos variables son:

  • Fabricación del producto.
  • Empaquetado.
  • Envío.
  • Comisión del medio de pago.
  • Impuestos (IGV, ingresos brutos, impuesto a las ganancias).